servir el vino en una copa correcta

Presentar el vino en una copa correcta.

Tomar un buen vino es un placer terrenal que, por suerte, todos podemos disfrutar en algún momento del día. Hay quien asevera que una copa de vino al día es saludable, a nosotros nos gusta ser prudentes en esta cuestión; por eso siempre insistimos en hacerlo con moderación y sumo cuidado. Lo que para algunas personas es bueno, puede que para otras no lo sea tanto.

Dicho esto y para adentrarnos ya en materia, nos gustaría destacar que cada vino tiene su copa. Cómo servir vino no es una cuestión menor y el tipo de copa es algo a tener muy en cuenta. En algunas ocasiones, no prestamos la suficiente atención a los detalles que pueden mejorar el placer de degustar un vino. Esto incluye el tipo de copa de debemos escoger en cada caso.

No es una cuestión únicamente de “protocolo” porque acertar en la copa es invertir en mejorar su sabor; y esto es algo ya demostrado en distintos estudios. Los profesionales del sector no lo hacen porque sí o porque sea una moda; eligen cuidadosamente la copa que deberá contener distintos vinos, porque esto incide directamente en el resultado final.

La copa debe ser de vidrio o cristal.

La forma en la que se sirve y se consume el vino ha evolucionado mucho durante siglos. Desde sus inicios y hasta nuestros días, los niveles de perfeccionamiento, tanto en su producción como en la forma de servirlo han sido infinitos. Hay cosas muy importantes que influyen directamente en su sabor; la temperatura a la que lo servimos, cómo descorchamos la botella o la elección de la copa más adecuada, son aspectos que pueden mejorar notablemente la experiencia.

Lo que muchas personas no saben, lógicamente, es que la copa no sirve únicamente para beber; sino que también se convierte en un elemento importante para la evaluación del cualquier vino. Esto no es aplicable únicamente a esta bebida alcohólica. Hay muchas personas que siempre se toman su refresco favorito en un buen vaso con hielo, quizás con un poco de limón; y no en cualquier vaso por supuesto. Además prefieren comprarlo en botella de vidrio, antes que en lata, porque el recipiente que lo contiene afecta directamente a su sabor.

La copa elegida es importante, saber como servir vino de forma correcta no es ninguna pérdida de tiempo. Cuidado con esto porque engancha. Cuando comienzas a valorar todos estos detalles ya no puedes prescindir de ellos. La copa perfecta debe ser de vidrio, preferiblemente fino o también de cristal. Existen diferentes tipos, algunas de ellas permiten dirigir el flujo del vino hacia la zona de la boca; para apreciar mejor las características del producto. Una buena copa está pensada para retener los aromas, o quizás para soltarlos con mayor facilidad, y de esta forma poder evaluar mejor su sabor.

Los buenos profesionales saben como servir vino.

El mundo del vino tiene mucho de ritual pero no te metas presión. No se trata de que te conviertas en un gran sommelier; tan solo debes prestar atención a determinados detalles. Si sigues unos sencillos pasos disfrutarás más del placer del vino; mejorará tu experiencia y también la de tus invitados. ¿Te gusta organizar comidas o cenas con amigos y familiares? Entonces podrás sorprendeles y completar una buena experiencia en cada ocasión.

Cuando hablamos de copas, el tamaño no es un factor determinante, sí lo es la forma. Las más amplias suelen utilizarse para los vinos tintos con carácter, porque facilita la oxigenación sin dispersar los perfumes. Los grandes tintos, con un elevado grado de alcohol, que son ricos en aromas, necesitan ser servidos en copas amplias y con una buena base.

En el caso de los blancos, no tienen que ser tan amplias y pueden ser más pequeñas en cuanto a su tamaño. Los blancos ligeros mantienen más su frescura si se sirven en copas con forma de tulipa. La forma más idónea es aquella que se abomba en el centro y se va estrechando conforme llegamos a la boca. De esta forma se liberan de forma inmediata todos los aromas que se encuentran retenidos en su interior.

La temperatura del vino también importa.

Muchas personas desconocen a qué temperatura se debería servir cada tipo de vino. Saber esto es importante, sabemos que no todo el mundo podrá controlar esta temperatura al máximo; pero es muy importante conocer si un vino necesita servirse frío o no. La temperatura ideal varía en función del tipo de vino que vamos a consumir.

Una temperatura excesivamente baja, perjudicará a los aromas, por el contrario, si su temperatura es demasiado alta potenciaremos demasiado el sabor alcohólico; y esto perjudicará negativamente a su correcta degustación. A continuación os damos algunas pistas:

  • Blanco joven: 7°-10°C
  • Vino blanco crianza: 10-12°C
  • Tinto joven: 12-14°C
  • Vino tinto reserva: 16-18°C

Hay más opciones para saber como servir vino, como los de autor o los tintos con crianza, pero hemos querido destacar sólo algunos de los más habituales cuando vamos a comprar uno. Hay que ir poco a poco y aprender paso a paso.

Ahora ya sabes un poco más acerca de como servir vino de forma correcta, qué copa es la mejor y si la temperatura debe ser más alta o más baja. Esperamos que lo puedas poner en práctica y disfrutes de uno de los grandes placeres terrenales, el vino.