Explicamos como abrir una botella de vino si no tienes sacacorchos

Ha empezado el mes de Septiembre, para muchos significa el final de las vacaciones, para unos pocos privilegiados quizás sea el comienzo. También hay que decir que estos pocos “privilegiados” han estado trabajando mientras el resto disfrutábamos de unos días de descanso. Sea como sea hoy queremos hacer más llevadero este día. Hemos decido compartir con todos vosotros; algunos trucos para abrir una botella de vino.

¿Se puede abrir una botella de vino sin sacacorchos?

Un día con vino parece que sabe mejor. Esto no te lo tomes al pie de la letra, es decir, no nos referimos a que si no tomas vino el día carezca de sentido o tenga que ser peor. Lo que queremos transmitir, es: que una copa de buen vino puede tener efectos beneficiosos; tanto para tu organismo como para potenciar el sabor de cualquier comida. Siempre que bebas con moderación y puedas ingerir alcohol, por supuesto.

Hecha esta aclaración, podemos acercamos ya a nuestra pequeña bodega, despensa, armario de la cocina, comedor… Y seleccionar un vino que maride bien con los platos que vamos a degustar. Está todo listo para disfrutar, ¿qué puede salir mal? Comienzas a buscar el sacacorchos y no lo encuentras por ningún lado. Estás seguro de que lo encontrarás en algún cajón, pero sigues buscando y buscando y no aparece por ninguna parte.

De repente, recuerdas que te lo dejaste en casa de un amigo este fin de semana. Una vez se ha confirmado “la tragedia” tienes dos opciones, bajas a la calle para comprar uno nuevo o, como no tienes tiempo que perder, asumes que deberás abrir la botella sin sacacorchos. Tranquilo, se puede hacer sin necesidad de romperla, ahora te compartimos alguno de estos trucos.

Trucos para poder abrir la botella de vino sin necesidad de romperla.

Romper la botella para poder extraer su contenido es una muy mala idea; puesto que pueden quedar trozos de cristal dentro de la bebida y podrías cortarte en el intento. Esta opción es, por lo tanto, muy peligrosa y nada recomendable. Además de ser algo peligroso debes saber que probablemente lo pondrás todo perdido. Las manchas de vino cuestan mucho de quitar, de hecho, en la mayoría de tejidos no lo conseguirás.

La primera opción sería una percha, a nosotros nos ha sacado de más de un apuro. Si coges una percha de las que tienen alambre, esto es imprescindible, que tenga alambre; podrás estirar el gancho de la misma y doblar el extremo con cuidado para formar un gancho. Ahora sólo te queda utilizar este gancho a modo de sacacorchos.

Si no tienes una percha con alambre a mano, tranquilo, no está todo perdido. Puedes ir a la caja de herramientas a buscar un tornillo para abrir tu botella de vino. Lo que debes hacer a continuacion, es introducir el tornillo en el cocho, ayudándote con un destornillador. Una vez lo tengas bien colocado, sólo deberás aplicar movimientos lentos hacia uno y otro lado; con sumo cuidado para que el corcho no se rompa en el proceso.

Si también te falla la caja de herramientas, seguro que tendrás un zapato. Colocando bien el talón en la base de la botella y sujetándolo muy bien, puedes aplicar pequeños golpecitos a la suela contra la pared. Cuidado con mancharla si está recién pintada. Te recomendamos que te apartes un poco, puesto que el corcho suele salir disparado.

Ahora toca disfrutar de un buen vino.

Como verás existen algunos trucos que te ayudarán a la hora de abrir la botella, sin descubres que no tienes un sacacorchos a mano. Puede que algunos de estos utensilios no los tengas, pero un zapato creemos que sí lo sueles tener en todas partes.

Si has elegido un buen vino, ahora te toca disfrutar de tu momento, porque esto ya no te lo puede arrebatar nadie. Por cierto, si necesitas que te recomendemos alguno de nuestros vinos, puedes escribirnos y estaremos encantados de ayudarte. ¡Salud!